jueves, 28 de mayo de 2015

En la tasca del Moro

El quería ser poetante, como otro se decía escritorista. Poetante era, un hallazgo semántico; que intuyó un día, al confundir la r con la e, cosas de la proximidad en el teclado.
Allí estaba, nada de portante un participio activo de portar y que no admitía la portanta. Po_e_tante algo así como el participio activo del verbo poetar; que si, si existía, según el diccionario: Como un verbo intransitivo y desusado con significado de poetizar. Y escritorista que es como sin duda los lectores saben, aquel que hace escritorios. Mas si escritorio significa escribanía porque no ser escri-ebanista. Y así devolviendo la e usada en poetante quedaría un lindo escribanista.
¡Poetante! ¡escribanista! Feliz hallazgo y salió como loco corriendo a encargar tarjetas de vista.
Se morirían de envida sus colegas, aquellos que tenían en la Tasca del Moro sus reales y hacienda.

Publicar un comentario