miércoles, 14 de enero de 2015

Nunca Jamás

El tren lanza un bufido
gimen las coyunturas
su peculiar artrosis
de metal.

Despaldas al sentido
saltar sobre la marcha
la vista por detrás.

Con desprecio al futuro
perder del horizonte
con la sonrisa yerta
huyendo del pasado
soledad.

Y entre dos vagones
precario el equilibrio
un revisor que tétrico
los tickets taladrando
muy serio te pregunta

¿billete solo ida?
Solo ida el billete
quien piensa retornar.

El tren lanza un bufido
adiós nunca jamás.

Publicar un comentario